CODIGO TV

CODIGOTV

Tina Bazuca, heroína que a los 16 años combatió contra marines de E.U, en Rep. Dom.

CODIGO 32
 
Agustina Rivas (Tina Bazuca), fue una heroína dominicana que  a los 16 años luchó a los 48 mil marines de Estados Unidos que invadieron  a la República Dominicana, en 1965.
 Tina, popularmente conocida como BAZUCA o LA BAZOOKERA, era una adolescente de 16 años; delgada del color del caliche, con cicatrices de balas y navajas en su cara de media.
Tina Bazuca, desde el 24 de abril, estaba preparando sus bombas molotov en los patios y callejones de los barrios de Borojol y Guachupita; luego se le veía llenas de bombas molotov amarradas con hilo gangorra en su frágil cintura y hombros, por los alrededores del Puente Duarte.
Luego se hizo famosa en el Comando de POASI, cuando vestida de verde olivo y botas militares, salía con un fusil G-3, al hombro y una bazuca en un jeep que ella y dos hombres ranas les habían quitado a tiro limpio a unos soldados estadounidenses.
Tina Bazuca era una combatiente de primera línea de la parte Norte de la ciudad de Santo Domingo, donde fue unas de las heroínas en las batallas de los días 25, 26, 27, 29 y 30 de abril.
El 1 de mayo cuando avanzaban las tropas estadounidenses formando el cordón de seguridad que dividió la ciudad de Santo Domingo en dos y se incentivaba la deserción de los militares constitucionalistas desde Radio San Isidro, la emisora de los militares anti pueblo; alentándolo a desertar a volver a sus cuarteles, ya que según ellos la revolución estaba dirigida por comunistas castristas.
En ese entonces es donde la mayoría de los combatientes civiles hombres y mujeres, se dividen en comandos, dirigidos por los políticos de los partidos participantes: PRD, PSP, PCD, MPD Y 1J4; asesorados por los hombres ranas, Cuerpo Elite de la Marina de Guerra, dirigido por el Capitán de Navío Ramón Montes Arache.
En esos barrios también había deserciones de civiles constitucionalista, pero Nina Bazuca, no abandono la lucha, estuvo en todas las batallas y escaramuzas dando el todo por el todo. ¡De aquí pal Cielo! Decía.
En los intensos combates de los días del mes de mayo especialmente los de los días 1, 14,15 y 16, cuando se inician la cacería humana llamada Operación Limpieza, en los barrios marginados de la ciudad; donde perdieron la vida más de seis mil civiles, no combatientes. Allí estaba presente Tina Bazuca.
Al igual que los bombardeos de la ciudad, por tropas de intervención estadounidenses de los días 15 y 16 de junio, donde se intentó tomar a Ciudad Nueva, con todo tipo de armamentos y le fue imposible gracias a los soldados constitucionalistas y los jóvenes de ambos sexos de los comandos muchos de ellos sin apellidos, sin escolaridad y sin partido político alguno. Como era el caso de Tina Bazuca.
Ya en la Academia Militar 24 de Abril, en Ciudad Nueva, Tina Bazuca, era una estudiante ejemplar.
De ella nos cuenta la instructora, Sagrada Bujosa, en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes:
¨Tina era la bazookera del comando POASI, y cuando a mí me dicen: ¨estas son las compañeras que tú vas a instruir¨, yo la recuerdo a ella, aquella mujer joven pero acabada, de pueblo, llena de cicatrices en el rostro. Luego continua diciendo ¨……esta era una mujer que impresionaba. Siempre andaba vestida de verde olivo.
Luego entablamos conversación y ella me hablaba de los combates en la parte Norte de una forma tan natural, de sus heridas en los combates en la parte Norte, con la misma simpleza con que la gente hace las labores cotidianas en una casa. Era de la gente que más asimilaba las instrucciones, de la gente más diestra, y era la que era distinta; era la mujer del pueblo, la que representaba al pueblo ahí.
Era la mujer que había combatido, porque la mayoría, la mayoría no, todas incluyéndome a mí que era instructora, ninguna de las compañeras que estaban bajo mi mando habían participado en combate. Solamente Tina¨.
De ella nos dice Brunilda Amaral en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes: ¨yo recuerdo que Tina decía: ¨ yo soy muy bruta, yo soy una mujer de los muelles. Yo soy una mujer brutisima, pero yo tengo que aprender; entonces, tengo que poner atención dos veces¨.
Yo no sé, pero este tipo de mujeres, esta mujer, esta anónima, esa que quizás no aparezca en ninguno de los anales de tantas historias que se han escrito aquí sobre la mujer y su participación en tal o cual hecho, esas mujeres fueron precisamente las que dignificaron el papel de la mujer en la guerra de abril¨.
Después de finalizada la Revolución, se emprendió una cacería contra todos los sin nombres y apellidos, que pelearon en la revolución, a Tina Bazuca, le toco la mala suerte.
La degollaron, profanaron su cadáver y lo tiraron desde el puente Duarte hacia el río Ozama.
En el puente que ella con las armas en las manos defendió con gran valentía y bravura los días 25, 26, 27, 28 y 29 de Abril de 1965.
Por Tirso Medrano.
A Tina se le veía llenas de bombas molotov amarradas con hilo de gangorra en su frágil cintura y hombros, por el barrio La Fuente en los alrededores del Puente Duarte; donde vivía su madre y era el epicentro de la revolución. 
Tina Bazuca era un combatiente de primera línea en los barrios populosos de la ciudad de Santo Domingo: Villa Consuelo, La Fuente, Villa Francisca, Borojol, María Auxiliadora, La Cañita, Guachupita, El Alto del Chivo y El Caliche; donde fue unas de las heroínas en las batallas de los días 26, 27, 28, 29 y 30 de abril de 1965; de los días 1, 2, 3, 4 y 5 de mayo, contra las tropas de intervención. 
Luego los días subsiguientes hasta finalizar el mes de mayo, contra las tropas del CEFA o los ¨Reconstructores y las tropas estadounidenses de ocupación. Se viste de gloria los días 15 y 16 de junio de 1965 en los combates librados en Borojol, Villa Francisca, San Carlos, San Antón, Santa Bárbara y San Miguel. Como integrante del Comando POASI.
En los días 28,29 y 30, de abril cuando avanzaban las tropas estadounidenses formando el cordón de seguridad que dividió la ciudad de Santo Domingo en dos y se incentivaba la deserción de los militares constitucionalistas desde Radio San Isidro. Ya que según ellos la revolución estaba dirigida por comunistas castristas. Tina siguió luchando dejándose entrenar por los Hombres Ranas.
Desde la llegada de los soldados interventores, la defensa de la ciudad queda en manos de los comandos. Dirigidos por civiles y militares. Hombres y mujeres, guiados y orientados por los dirigentes políticos de los partidos participantes: Partido Revolucionario Dominicano: PRD; Movimiento Revolucionario Catorce de Junio: 1J4; Partido Revolucionario Social Cristiano: PRSC; Partido Socialista Popular: PSP, que se convierte en Partido Comunista Dominicano: PCD, en plena revolución de abril y el Movimiento Popular Dominicano: MPD.
En el plano militar contábamos con algunos políticos del Movimiento 14 de Junio: 1J4 y del Movimiento Popular Dominicano: MPD, que se habían entrenados en Cuba en los años 1963-64; también por antiguos militares y por militares sublevados o constitucionalistas: Hombres Ranas, cuerpo elite de la Marina de Guerra y militares del Ejército Nacional, de los campamentos 16 de Agosto y 27 de Febrero; Más un grupo de militares haitianos que se preparaban en el país para derrocar a Duvalier.
Había deserciones de civiles constitucionalista, pero Tina Rivas, no abandono la lucha, estuvo en todas las batallas y escaramuzas dando el todo por el todo. ¡De aquí pal Cielo! Decía.
En los intensos y prolongados combates de Operación Limpieza, desde los días 14 hasta el 24 de mayo; en transportación, la fábrica de clavos, el cementerio de la Máximo Gómez y en los barrios de la zona norte de la ciudad; se les veía combatiendo juntos a los civiles y militares constitucionalistas. Donde perdieron la vida miles de personas no combatientes; amen de cientos de soldados del CEFA y militares y civiles constitucionalistas. Allí estaba presente Tina, al igual que la coronela Gladys Borrel, Mercedes Ramírez conocida como la Rubia, Joaquina Viñel Taveras conocida como la China y Nati Andújar, también conocida como la China del comando Pedro Cadena. Cientos de mujeres más que sin nombres ni apellidos, casi todas y todos con apodos defendieron con sus vidas el respeto la constitución del 1963 y el retorno del derrocado presidente profesor, Juan Bosch.
Al igual que en los bombardeos de la Zona Constitucionalista, o Ciudad Rebelde, por las tropas de intervención estadounidenses los días 15 y 16 de junio de 1965, donde se intentó doblegar la revolución, con todo tipo de armamentos pesados y le fue imposible gracias a los combatientes civiles y militares; jóvenes de ambos sexos de los diferentes comandos muchos de ellos sin edad para la guerra y sin escolaridad ni partidos políticos. Como era el caso de Agustina Rivas, conocida por todos como Tina Bazuca.
De ella nos cuenta el combatiente Bienvenido Carol Caraballo los siguientes: -Tina al igual que yo pertenecíamos al Comando de Pedro Mena; pero el 15 de junio los americanos mataron al Comandante Pedro Mena. El 16 de junio, en la mañana yo vi a Tina darle un tiro a un soldado americano en la calle Feliz María Ruiz.
De ahí cambio su mosquetón por un M-16. Después de los acontecimientos del 15 y el 16 de junio, les pusieron Tina Bazuca, porque andaba en la cola de un jeep capturado a los gringos, que tenía 2 bazucas y una ametralladora 30. Después de la muerte de Pedro Mena todos los integrantes nos pasamos al comando de POASI, dirigido por el sindicalista José Martínez Vargas, conocido por todos como José Gusano-.
De ella nos cuenta el combatiente Agustín Rodríguez, conocido como Pachín: ¨Tina era del comando POASI. En la Academia 24 de Abril, ella llego a prestarme su bazuca. No le soltaba su fusil a nadie, por eso enfrentó a varios compañeros. Ella te enseñaba pero agarrando ella el fusil junto contigo. Ella decía que el que floja su arma, floja su vida.
Luego Pachín sigue diciendo: -Tina, al igual que Joaquina Viñel Taveras, la China; Mercedes Ramírez, la Rubia; Belkis Contreras, Argentina Macario, Yolanda Guzmán y la coronela Gladys Borrel eran la admiración de los combatientes constitucionalistas; porque eran valientes, se arriesgaban más que muchos hombres y además de que tenían las mejores armas, pero no era que se la regalaban, no, era que ella se la ganaban en combate. Tina Bazuca, siempre andaba vestida de verde olivo y con bota militar y además de ser una combatiente de primera línea, era la jefa de despensa y cocina del Comando POASI. -
Darío Olivo, quien estuvo desde el principio de la Revolución en los diferentes combates nos narra -De Tina Bazuca, te diré que con la bazuca de ella hice yo el curso de tiro de bazuca en guerrilla urbana. Dado por la Lujosa y Piky Lora, también Homero Hernández y otros. Sobre el fusil, por nada del mundo lo prestaba. Mi comando fue el Cucaracha 20 y el Illio Capocci, como oficial de enlace con el comando del 14 de Junio con el guapísimo Hitler Moreta, hombre que lo dio todo del Cementerio de la Máximo Gómez a Ciudad Nueva-.
El combatiente Juan Antonio Perdomo, apodado Papason, nos cuenta que: -La Avanzada Uno del Comando B-3, lo dirigía Rey Namur, hay estaba la China a la cual le llamábamos la Coronela; Prospero Basilio Jiménez, Payayo, Rafaelito Vega. Nos visitaba con frecuencia la coronela Tina Bazuca, quien pertenecía al Comando Pedro Mena; después de la muerte de Pedro Mena la dirección paso a mano del Comandante Rafaelito Pereyra Ariza. Era muy amiga de Rey Namur, Eduardo Johnson, y mía.
Tina era una pantera. Volaba por los aires. Después del 16 de junio, andaba en la cola de un jeep con el Hombre Rana de apellido Calderón. Disputándose cuál de los dos se tiraba primero al francotirador gringo Águila Guison, que desde los Molinos Dominicanos, mataba todos los días de uno a dos constitucionalistas; pero lo eliminó el Hombre Rana de apellido Calderón.
De ella nos cuenta la instructora, Sagrada Bujosa, en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes: ¨Tina era la bazookera del comando POASI, y cuando a mí me dicen: ¨estas son las compañeras que tú vas a instruir¨, yo la recuerdo a ella, aquella mujer joven pero acabada, de pueblo, llena de cicatrices en el rostro. Luego continua diciendo ¨……esta era una mujer que impresionaba. Siempre andaba vestida de verde olivo. Luego entablamos conversación y ella me hablaba de los combates en la parte Norte de una forma tan natural, de sus heridas en los combates en la parte Norte, con la misma simpleza con que la gente hace las labores cotidianas en una casa. Era de la gente que más asimilaba las instrucciones, de la gente más diestra, y era la que era distinta; era la mujer del pueblo, la que representaba al pueblo ahí. Era la mujer que había combatido, porque la mayoría, la mayoría no, todas incluyéndome a mí que era instructora, ninguna de las compañeras que estaban bajo mi mando habían participado en combate. Solamente Tina¨.
El combatiente Julio Cesar Aguiar Mota, conocido como Manteca, nos cuenta que: -Yo conocí muy bien a Tina, desde antes de la Revolución de Abril. Ella practicaba lucha libre con el luchador llamado ¨El Silencioso¨. Yo llegue a creer que eran hermanos. Siempre la veía con sus dos amigas inseparables Enedina la Tabla y María Plepla.
Yo practicaba boxeo y un día ella se me cuadro y me dijo vamos a pelear; yo le dije deja eso que yo no peleo con mujeres y me dio con la derecha en la boca del estómago que me privo y caí al suelo.-
Tina Bazuca, era una estudiante ejemplar de ella nos dice Brunilda Amaral en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes: ¨yo recuerdo que Tina decía: ¨ yo soy muy bruta, yo soy una mujer de los muelles. Yo soy una mujer brutisima, pero yo tengo que aprender; entonces, tengo que poner atención dos veces¨. Yo no sé, pero este tipo de mujeres, esta mujer, esta anónima, esa que quizás no aparezca en ninguno de los anales de tantas historias que se han escrito aquí sobre la mujer y su participación en tal o cual hecho, esas mujeres fueron precisamente las que dignificaron el papel de la mujer en la guerra de abril¨.
El combatiente Eduardo Johnson quien fue amigo de Tina toda su vida nos relata que: - En el 1973, Tina vino me parece que de Nueva York, y tuvo un pleito con Chachón, el creador de la comparsa ¨Alibaba¨. En el cabaret del pájaro Viriata, que quedaba en la calle Jacinto de la Concha, casi esquina Francisco Henríquez y Carvajal y ella le saco un ojo de un botellazo. Al otro día Tina se fue del país. Como a los dos años vino y lo mando a buscar al bar El Tordo, aquí en la Barahona. Yo era dueño del Tordo y ella le dijo: Mira, yo sé que tu ere tan guapo como yo. Ninguno de los dos tenemos miedos y nos conocemos muy bien. Yo no barajo pleito y voy a seguir caminando por donde tú caminas; así que para que no nos matemos como dos perros yo te voy a pagar la operación del ojo. Y delante de mí como testigo, les dio diez papeletas de a mil. En ese tiempo con diez mil pesos se compraba una casa aquí en Villa Francisca. y le dijo: ¨si me sigue jodiendo a partir de ahora, te saco el otro ojo¨. Eso era Tina, una mujer con co...es!-
El combatiente Ángel Bienvenido Guerrero Jiménez (Cuchiro), del Comando de Villa Consuelo, nos dice: -Yo conocí a Tina, era una combatiente cien por cien, del sector de Monomojao de Villa Consuelo. Le decían bazuca porque después de los combates del 15 y 16 de junio, ella andaba en la parte trasera de un jeep que tenía 2 bazucas. Ella portaba una pistola 45, en el cinto y un fusil M-16 al hombro. Siempre vestida de verde olivo. Aun en los 12 años de Balaguer, vestía con uniforme militar como toda una soldado de la revolución. Eso fue Tina, una mujer guapa no le tenía miedo ni a hombre ni a mujeres; ni a guardia ni a policía. Revolucionaria, patriota, decidida y amiga de los amigos.
El combatiente del MPD, Harry Jiménez conocido como Memo, hablando de Tina nos dice: -Mira, el que lucho en los barrios de la parte norte y no oyó hablar de Tina, ni vio a Tina en combate dile que está hablando mentira. Te pueden decir cualquier cosa de ella, pero donde ponía el ojo ponía la bala. Yo solo conocí siete mujeres en la revolución que eran admiradas por los combatientes y no combatientes por su valor, coraje y decisión en los momentos donde los hombres temblaban que eran Gladys Borrel apodada La Coronela, Mercedes Ramírez apodada La Rubia, Joaquina Viñel Taveras conocida como La China, Argentina Macario, Belkis Maldonado, Yolanda Guzmán, Nati Andújar, la China del Pedro Cadena y Agustina Rivas popularmente Tina Bazuca.
Tina se preparó; desde adolescentes jugaba pelota en el barrio La Fuente, tomaba práctica de boxeo con King Túbamo en Monomojao, su entrenador en lucha libre era el luchador El Silencioso en Villa Francisca y en la revolución el Hombre Rana de apellido Calderón, era su instructor-.
El combatiente Rafael Arias Fajardo conocido como Rafaelito Joa, nos dice de Tina que: -Tina era como una hermana para mí. Era del barrio La Joya de Santiago; cuando ella vino a vivir aquí a la calle Baltazar Álvarez, entre Arzobispo Valera y Manuel Arturo Machado del sector de Monomojao del barrio de Villa Consuelo tenía como 16 años. Vivía con un joven apodado Guachupita. A esto aquí siempre le han llamado el centro de Villa Consuelo, porque es donde está el mercado, los almacenes, los talleres, los dormitorios, las casas de juegos y lupanares. En este sector siempre se ha vendido lo que en ningún sitio se vende. Pues Tina cuyo verdadero nombre es Agustina Rivas, tuvo 2 hijos, un varón llamado Julio Cesar ya fallecido y una hembra llamada Altagracia, la cual vive. Después de la revolución del 1965, en los años del 66 al 67, Tina llego a tener una fritura aquí en Monomojao, cerca del mercado. Después como en el 68, la vi trabajando en el Sindicato de Poasi, como recepcionista; luego la vi como portera del Cine El Trianón, que quedaba en la Av. Teniente Amado García Guerrero. A partir de los 70 empieza a viajar a Los Estados Unidos y cada vez que venía llegaba a Monomojao, a visitar a sus amigos: María Plepla, El Men, Cuta, Enedina la Tabla, Cuchiro, Bienvenido Caraballo y a mí. También se iba a Borojol y a Poasi, donde tenía buenos amigos de ambos sexos. Murió de muerte natural creo que en el año 1998. Después de la revolución, nunca se quitó su uniforme de militar. Vestía de verde olivo, muchos le decían la "Coronela".
Publicado  por 

Publicar un comentario

0 Comentarios