CODIGO TV

CODIGOTV

Salud Dominicana asiste a venezolana que huyó de la miseria y el COVID19 le mató a su esposo en Perú

CODIGO 32
Por Rey Arturo Taveras
LIMA, PERU.- Desamparada, sumida en la tristeza tras perder a su esposo a causa del coronavirus, encerrada por la cuarentena, sin trabajo y sin dinero para sobrevir junto a su hija y  con un casero tocando a la puerta de su morada para desalojarla se encontraba la venezolana Francis Madriz, en un barrio de Lima.
Hace mas  dos años  que Madriz llegó a Lima, Perú, con su esposo e hija buscando una mejor vida, como lo han hecho cientos de miles de venezolanos que huyen de la miseria que se vive en ese país petrolero de América del Sur.
Sin embargo, la situación de Francis empeoró cuando fue suspendida de su trabajo, a causa de la pandemia del coronavirus que afecta al mundo. Para colmo, su esposo, de 38 años de edad, se contagió del virus y falleció, cuya muerte  sintió como una puñada de la vida que le destrozó el corazón.
Sin esposo y sin trabajo, con una hija que mantener, en una ciudad desconocida, sin recursos económicos, a merced de la pandemia y presionada por un casero despiadado que tocaba a diario sus puertas con la amenaza de echarla a la calle , la desesperada mujer esperaba lo peor y rogó a Dios para que no la desampare.
Pero la conmovedora  noticia de su situación llegó a oídos del presidente y la  vicepresidente  de Salud Dominicana, Indiana y Johan Rosario, quienes junto a su  equipo de colaboradores no dudaron en extender su poderosa mano amiga para ofrecer apoyo a la desesperada mujer.
Tanto los ejecutivos de la citada empresa como sus empleados  se desprendieron de una parte de sus ingresos y  a Francis  le fue enviado un aporte de 20 mil pesos  para que al menos pudiera reponerse y continuar luchando con su hija.
Madriz estaba compungida y sin saber que hacer, al borde del colapso emocional, porque el casero le dio un ultimatum para que abandonara la vivienda, por falta de pago, cuando le informaron que el Grupo Corporativo Salud Dominicana y sus empleados habían extendido, desde República Dominicana a Perú, su mano solidaria para ayudarla.
Con el gesto de los empresarios Indiana y  johán Rosaio, así como de sus empleados,  queda comprobado  que  “La solidaridad no debe tener fronteras y que un ser humano que sufre debería ser el sufrimiento de toda la humanidad”.
‘‘Que nunca la distancia, la clase social, la Religión, el color o la raza sea un obstáculo para ser empáticos y solidarios con nuestro prójimo, especialmente en tiempos tan difíciles como este por el que está atravesando el mundo entero’’, dice un comunicado de los empleados de Salud Dominicana.
 “Extender la mano amiga con  gratitud y con la fe puesta en  Dios y sentirnos afortunados de lo que tenemos y de lo que podemos dar, pues no hay mayor satisfacción que la que se siente cuando incluso con pequeñas acciones podemos cambiar grandemente la vida de otra persona”, puntualizan.
Compartir con el prójimo lo poco que se tenga es la Filantropía que une y representa al Grupo Corporativo Salud Dominicana”, culmina el mensaje.
MESCUCHE EL MENSAJE DE AGRADECIMIENTO DE FRANCIS MADRIZ A SALUD DOMINICANA.

Publicar un comentario

0 Comentarios