CODIGO 32 El hecho ocurió en Estados Unidos, donde una multitud indolente y morbosa graba el pléito entre un hombre y una mujer y no intervinieron ni les interesó ver el abuso cometido contra la fémina, la cual fue derribada de un garrotazo por el corpulento monstruo humano.