CODIGO TV

CODIGOTV

Una mañana cualquiera...

CODIGO 32
Una mañana cualquiera...
Por Johan Rosario
-Ta' brava la cosa comando, todavía no se ha ligao el pica pollo y mire la hora- desenfunda el policía apenas bajo el cristal.
Guardo silencio, al no encontrar reacción mejor frente a semejante ráfaga matutina.

-Usted anda con armas o está contrabandeando algo? -prosigue nuestro agente, sin mayor ilusión, aunque conserva aún en ristre su vetusta 'ametralladora'.
--No señor --contesto. Tampoco conocí jamás a Bin Laden, podría jurarlo si quiere. ¿Es todo? Han atracado dos bancas en el centro del pueblo y un camión de helados fue secuestrado frente a la Escuela Sergio Hernández. ¿Sabían ustedes? -pregunto, con larvado sarcasmo, intentando no sucumbir ante la ira que me hincha las venas.
Poco importaba entonces la pregunta y menos mi respuesta sobre las armas o el contrabando o si fuí terrorista cierta vez; de dónde vengo o hacia dónde voy no es ya la cuestión, ni que siete atracos estuvieran ocurriendo en Tamboril mientras ellos (los encargados de resguardar a la ciudadanía) se las arreglaban para llegarle a un pollo. Eran más mundanas sus preocupaciones.
Miro los rostros de otros dos militares cercanos, muy jóvenes como mi interlocutor, y advierto cansancio y desgano, como un cierto deseo por botar la metralleta y huir de una vez de tanta farsa.
En la radio de mi vehículo, aunque bajo, se oye a comentaristas enjundiosos pontificando sobre la eficiencia del Plan de Seguridad Ciudadana y defendiendo la pertinencia de ampliar el patrullaje en las calles principales.
En un último intento desesperado, nuestro gendarme, redonda su cara como luna llena, interrumpe mi repentina atención al tipo de la radio, que en ese momento proclamaba, ahogada su voz por la emoción, que un funcionario bondadoso transformó para siempre un pueblo atravesado en el mismo trayecto del sol.
-No se va a dejar la cosita, hagámoslo como en la guardia vieja. No se ha conseguío na' hoy.
-Comandante, váyase al carajo usted con todo y país.
Subo el cristal. (Johan Rosario)

Publicar un comentario

0 Comentarios