CODIGO TV

CODIGOTV

Los politicos dominicanos reviven a Trujillo, encarnado en su nieto Ranfis

  CÓDIGO 32 - SIPRED     
Periodismo de calidad: preciso, conciso y sencillo. 

Por Rey Arturo  

MIAMI, FL.- El fantasma del dictador caribeño Rafael Leonidas Trujillo Molina ha revivido 57 años después de su muerte, en la figura de su nieto Ramfis Trujillo Domínguez,  como consecuencia de la corrupción que ocurre en el Estado y la inseguridad ciudadana, generada por la mala administración  que ha tenido la República Dominicana en manos de los políticos que han gobernado en los últimos 50 años.
El sátrapa  ha vuelto a ser noticia y su férrea imagen de hombre con manos fuertes  late en el sentir de la masa desposeída y desamparada, la cual constituye la mayoría del pueblo dominicano, muchos de cuyos miembros  se abrazan del proyecto presidencial  "Ramfis Trujillo", quien se ha lanzado como un gladiador al ruedo político en busca de la presidencia de la República, prometiendo actuar con manos duras en contra de los corruptos que se apropian del erario, la delincuencia común que atemoriza al pueblo y contra la invasión pacífica de haitianos, así como  dinamizar la economía nacional.
La clase pobre dominicana  rememora en Ranfis a su abuelo, quien se convierte en tema obligatorio en las entrevista que ofrece el aspirante presidencial a los periodistas, mientras que con sus promesas de una ejecutoria pulcra cala como un mesías en la mente de los desposeídos "hijos de Machepa", quienes han visto  aterrados a los políticos tradicionales enajenar el tesoro público y  los derechos ciudadanos, lo que les impide vivir de manera digna al no  recibir salud adecuada, educación, techo, alimentación y seguridad..

Ramfis Trujillo, así como la imagen de su abuelo, parecen sacados de los anales de la historia dominicana  por algún político  titiritero con pretensiones de usar su figura como "pata de gato" para "dividir y vencer"y así mantenerse  en el poder,  si es alguien del gobierno, o para "sumar y ganar" ,   y de esa manera  alcanzar  la presidencia de la República, si es un personaje o partido que no está en el poder.

Pero hay que reconocer, que manejada o no por alguien con interés oculto, el proyecto presidencial de Ranfis Trujillo se alimenta de  la crisis social y económica del país, el descrédito político, la violencia callejera con secuelas de muertos y heridos, la invasión pacífica de los haitianos, el desempleo y   la mala administración pública, elementos que han sido el carburante que ha puesto a ebullir  en las burbujas de la popularidad la figura del nieto del fenecido dictador Trujillo.


Publicar un comentario

0 Comentarios