CODIGO TV

CODIGOTV

Carlos Díaz Vive en la memoria de su pueblo

CODIGO 32
El Nacional (2009)
SANTIAGO.- Carlos Díaz, colapsada comunidad del distrito municipal de Canca la Piedra, donde durante años se  produjeron los mayores deslizamientos y agrietamientos de tierra, debe su nombre a un hacendado de esa localidad señalado como una persona solidaria,  capaz de dejar de comer para alimentar a sus vecinos.

El señor Carlos Díaz tenía fincas y ganado y con él laboraban personas que se quedaron a vivir en la comunidad  que entonces se llamaba Seboruco.
El profesor Alfonso de Jesús Lantigua de la Cruz, ex militar trujillista,  fue quien gestionó que en honor a ese hombre la comarca llevara el nombre de  Carlos Díaz, por lo que en 1946  el Ayuntamiento de Tamboril celebró un acto para la designación del nombre.
La localidad estaba   formada por los sectores de La Curva, Seboruco, La Gallera, Alto del Aguacate, Cañada de Cruz, Callejón de los Pérez, La Finca, El Vaticano y Los Factores, entre otros.
En 1981 en esa comunidad hubo un deslizamiento tan grande como el que sepultó a esa pequeña ciudadana en las montañas de la cordillera septentrional,  pero abarcó sólo al sector de Palma Picada, lugar donde el Estado tenía  una inversión  en proyectos agrícolas por intermedio de un centro de acopio que fue sepultado por el alud, dejando pérdidas por encima de los dos millones de pesos.
En 1981 salieron 110 familias que formaron el barrio Carlos Díaz, de Tamboril.
El profesor Ramón Antonio de la Cruz, actualmente en el refugio del Polideportivo de Tamboril, lugar donde fueron ubicados los residentes de la comunidad tras el hundimiento de la  misma en enero del 2009,  narra que él era pariente de Carlos Díaz, a quien sus residentes tenían mucho respeto.
Al hombre se le tenía como serio y responsable, por lo que sus vecinos decidieron que el pequeño asentamiento que habían fundado con ocho casas llevara su nombre, porque era como un patriarca que fue allí desde Gurabo.
La otrora comunidad se encontraba  ubicada en las estribaciones de la Cordillera Septentrional, a seis kilómetros de Tamboril, entre Amaceyes, Arroyo del Toro y Los Cacaos.
Las personas que residían allí hasta  vivían principalmente de la agricultura, y sus plantaciones de café, cacao y viandas, y la integran alrededor de  600 familias.
Se trata de un lugar donde las personas tienen un alto sentido de  la educación, organización, unidad, sociabilidad y solidaridad.
La localidad está preñada de historia porque fue en ese lugar donde Sebastián Emilio Valverde produjo un levantamiento contra el gobierno de Ramón Cáceres, en 1903, explicó el profesor e historiador Domingo Caba Ramos.
Dijo que por su conspiración Valverde cayó mortalmente herido por las tropas militares del Gobierno y en el lugar donde cayó abatido  fue construido  el cementerio de Carlos Díaz.
Señaló que fue en esa comunidad donde el general Piro Estrella se levantó en armas contra el tirano Rafael Leonidas Trujillo, a comienzos de su Gobierno.
Con un liceo secundario, una policlínica rural, una iglesia, un centro comunal, decenas de negocios y cientos de familias Carlos Díaz vivió tiempos prósperos y su gente produjo historia, cuyos recuerdo quedaron sepultados tras los violentos deslizamientos de tierra que se produjeron en el 2009.

Pero ese pueblo sigue vivo en la memoria de sus residentes, diseminados en todo el país y en el extranjero, mientras que  muchos profesionales que hoy forman parte de la vida intelectual del país nacieron y se formaron en Carlos Díaz..

Publicar un comentario

0 Comentarios